}

lunes, 11 de junio de 2018

Balance del curso

Estamos cerrando el curso. Ha sido intenso y con cambios importantes tanto profesionales como personales. El blog se ha ido quedando relegado, ya no considero que sea una herramienta válida para las clases. Probablmente sea una equivocación mía, ya que veo a compañeros de diversas materias que siguen utilizando los suyos de manera habitual. Lo empecé en el mismo centro en el que ahora me encuentro, animada por el acceso a las nuevas tecnologías en la práctica docente. Pero, visto ahora, me parece que no lo usaba adecudamente. No dejaba de ser lo mismo de siempre, contar aquello que la falta de tiempo no me dejaba hacer en clase, pero en lo que los alumnos no eran más que meros espectadores.
Ahora encuentro más interesante que los alumnos tengan la capacidad de hacer. Por eso me he volcado en trabajar con el aula virtual. Todavía no está bien, este año he empezado desde cero, porque el año pasado no daba clase de latín y griego.
Pero este año también ha sido de reencuentro con las clásicas. Llevaba tres años sin destino definitivo, después de haber estado ejerciendo en Italia representando al estado español. En pago, volví y no tenía destino. Ya me había pasado antes, pero al curso siguiente volvía a estar en un puesto fijo. Esta vez han sido tres años. Se me han hecho bastante largos, pasando por algunos destinos que podría calificar... pero no lo haré.
 Este curso he estado provisionalmente en el IES Dionisio Aguado de Fuenlabrada. Un sitio que ya conocía y en donde me he sentido bien tratada. Con alumnos bastante buenos, algunos de ellos verdaderamente brillantes. Tal es así que decidía a presentar a una alumna de 2º de bachillerato al concurso Minerva de traducción de latín y con los de 1º participamos en "Yo conozco mi herencia ¿y tú?" quedando en un meritorio 5º puesto.
Ha habido momentos muy divertidos, otros conmovedores, como la graduación de 2º de bachillerato, en la que las alumnas de humanidades me mencionaron especialmente.
Pero el destino (las Moiras) no me ha sido propicio y, muy a mi pesar, me han dado un puesto definitivo en otro centro. Cuando en la última clase con todos los alumnos de primero presentes dije que me iba, vi en sus caras un brillo de tristeza. En ese momento, como otras muchas veces, pensé: " lo mejor de esta profesión son los alumnos". Gracias por todo.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Agón

Por fin he conseguido ver la exposición "Agón" en el Caixaforum de Madrid. La quitan el 15 de octubre. Merece la pena sobradamente. Lástima que no dure más tiempo. No da tiempo a organizar una visita con alumnos, dado que aún no tenemos listas definitivas. Solo con descuento para los clientes de la entidad bancaria, sino 4€. Las piezas son del British Museum y dejan hacer fotos. Toca volver con cámara.
Enfoca la competición desde varios puntos de vista: el mito, la guerra, los juegos,...
Como no tengo fotos propias (de momento), os dejo el video que han dejado para la prensa.




Añado dos fotos de la muestra. Un exvoto de una miniatura de rueda de carro con inscripción y una vasija con imágenes de entrenamiento.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Libros de texto

Después de cuatro años de no tomar decisiones de este tipo, ahora me encuentro con qué hacer con los libros de texto. La situación se agrava dado que hay diurno, nocturno y distancia y que la cultura clásica se la han asignado a una colega de francés que no sabe cómo enfrentarse a la asignatura. Y no, no tengo la definitiva en el centro. Sobre todo los alumnos de nocturno y distancia necesitan algo tangible. Pues he descubierto con cierto pavor que libros de griego en el mercado hay pocos. Yo soy muy partidaria del método Ἁθήναζε para griego, pero tengo que ponerme de acuerdo con mi compañera. Lamentablemente la editorial que menos me gusta es la primera en responder con muestras. Francamente, los libros de J.L. Navarro son de otra época. Les cambian las fotos, los decoran y añaden las programaciones actualizadas ( que no te proporcionan antes de decidir, por cierto) y ya está.
Esto en otras épocas se solucionaba con la tiza y mi voz pero los tiempos han cambiado mucho. ¡Resulta tan tentador aprovechar el trabajo maravilloso de otros compañeros como Ana Ovando y su niño griego! Me seguiré estrujando la poca materia gris que me queda un par de días más.


miércoles, 30 de agosto de 2017

Nuevo curso 2017/18

Uf, miro la última entrada y es de hace casi un año. No me extraña. Este curso que acaba (sí, porque aún queda convocatoria de septiembre, aunque por poco tiempo) no he ejercido como profesora de clásicas, y eso pasa factura. He refrescado lo que sabía de literatura del XIX y XX y no creo haber hecho un buen trabajo en su conjunto. Ha sido un curso desagradable, en parte por culpa mía, pero también por las condiciones.
Pero en el curso académico que está a punto de empezar volveré a mi identidad clásica y al centro en el que nació este blog, el IES Dionisio Aguado de Fuenlabrada. Recuerdo con mucho cariño a los alumnos de aquel año en que yo empezaba a hacer cosas para mí inusitadas, en ese camino eterno de mejorar la práctica docente en el que cada año encuentro cosas nuevas y que a duras penas consigo cambiar.
En este curso no me olvidé del mundo clásico, lo que pasa es que no estaba de humor para contarlo. En diciembre una visita rápida a ver el famoso arco de Cáparra, que aún no conocía.


 En  Semana Santa por fin pude visitar el yacimiento de Akrotiri en Santorini (Grecia). La foto no le hace justicia.

Paseé por las calles de Atenas después de siete años de ausencia y me reencontré con amigos queridos.
Y este verano ha sido de mucho mundo clásico: Londres (en donde ya había estado a mediados del siglo pasado) y Bath. En Londres el museo de la ciudad es muy recomendable. Las reconstrucciones que hacen son enormemente didácticas. Además con la ventaja de que no hay el gentío del Museo Británico.


 En este último tuve una experiencia única, desalojo porque sonaron las sirenas de incendio. Una vez pasado el susto volví para quedarme pasmada una vez más con la sala de Elgin.

Y sorprenderme con cosas que no recordaba haber visto en una visita anterior como esta inscripción en osco.
Para rematar, una visita a Bath, que hacía tiempo que deseaba y por fin se hizo realidad.


Esto es para ir calentado motores.  Ya seguiré contando

domingo, 27 de noviembre de 2016

Proyecto Homero

Esta doble  vida que me hace ser este curso (quizás muchos más) profesora de lengua española, no permite tener al día el blog. Este es una herramienta más para la docencia, pero está pensando para alumnos de latín, griego y cultura clásica. Lo tengo abandonado y eso que tengo alguna entrada pendiente.
Pero esta vez y antes de que se me borre la idea de la cabeza, quiero hablar del Proyecto Homero y la Joven Compañía. En abril tuve la oportunidad de ver el montaje que hicieron sobre la Iliada. Me pareció fresco y creativo y a los alumnos con los que fui les encantó. La Joven Compañía está formada por actores entre los 18 y los 26 años. Gente que vive el teatro y que se lo acerca a los adolescentes.
Ayer tuve la oportunidad de asistir a la última representación que hacían en Madrid de este proyecto. En esta ocasión era con un texto de A. Conejero basado en la Odisea. Fue una puesta en escena estupenda. Además, muy emotiva. El autor del texto estaba presente, un par de actores se despedían de la compañía, entre el público estaban los familiares,....
El final del texto estaba basado en el poema de Kavafis:
"[...]Ten siempre en tu mente a Ítaca.
La llegada allí es tu destino.
Pero no apresures tu viaje en absoluto.
Mejor que dure muchos años,
y ya anciano recales en la isla,
rico con cuanto ganaste en el camino,
sin esperar que te dé riquezas Ítaca.[...]"
Si tenéis la oportunidad de ver a la Joven Compañía en el escenario, aunque ya será con otros montajes, no dejéis de hacerlo.