}

domingo, 25 de noviembre de 2012

Mitología en la March

Para los que vivan en Madrid o tengan pensado pasar por aquí el próximo puente, les recomiendo la visita a la exposición de la Fundación J. March " La isla del tesoro:Arte británico de Holbein a Hockney" Los cuadros son magníficos y algunos de ellos son de colecciones privadas y no fáciles de ver. Hago aquí el comentario por aquellos que son de tema mitológico, interesantes para nuestras asignaturas, sin despreciar,en modo alguno, el resto de la exposición.

Proserpina. D. Rosseti (imagen de Wikipedia)
Es en 1874 cuando decide abordar el tema de Proserpina, para lo que se sirvió como modelo de Jane Burden, esposa de su amigo William Morris.El cuadro de Rossetti — del que existen hasta ocho versiones, siendo ésta y otra del Museo de Birmingham las más famosas — muestra a Proserpina totalmente compungida por el hecho de que un rayo de luz penetra en el submundo a través de una grieta, recordándole su libertad perdida. La precisión en la pincelada de Rossetti resulta del todo admirable, contrastando los hermosos efectos de difuminado con la riqueza ornamental del conjunto. En pocos cuadros podemos apreciar la incontestable belleza de un rostro completamente idealizado y con una enorme carga simbólica. En efecto, el tema elegido por el autor presentaba no pocas connotaciones personales: Rossetti estaba completamente enamorado de la modelo Jane Burden, indecisa a su vez entre su marido y el pintor. Rossetti decidió equiparar la situación a la del mito estableciendo un paralelismo entre los períodos de cautividad de Proserpina y el tiempo que Jane pasaba junto a su marido. El cuadro refleja incluso la indecisión de Jane: Con una mano, Proserpina se lleva la granada a la boca mientras con la otra intenta detenerse.
De Frederic Leighton, del conocido grupo de los pre-Rafaelitas,  podemos contemplar una Electra y un Perseo.

 Electra en la tumba de Agamenón. Original pintado en 1869. Óleo sobre lienzo (150 x 75.5 cm) Colección privada

Perseo sobre Pegaso corriendo al rescate de Andrómeda (1891).
Y de G. Frederic Watts su Daphne de 1872, que normalmente está en el museo que lleva su nombre y de la que no he conseguido ninguna imagen en la red que la haga justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada