}

miércoles, 23 de marzo de 2011

Pedro el Ceremonioso y la Acrópolis



Esta mañana, con un sol espléndido y un vendaval importante  sobre la colina de la Acropolis, la Reina dña. Sofía ha acudido a la presentación oficial de la placa conmemorativa de Pedro IV de Aragón, conocido como el Ceremonioso. Pedro IV en   el año 1380 declaró que "El Castillo de Atenas es la joya mas preciada del mundo, tal que apenas todos los Reyes Cristianos juntos podrían construir uno igual ", el primer testimonio de Occidente sobre la belleza del Partenón.

Lo cierto es que Atenas estuvo bajo la corona aragonesa, en la época de la Compañía catalana, que conquistaron el ducado de Atenas en 1311. El Ducado de Atenas fue un estado instituido en 1205 en las regiones griegas del Ática, Beocia, Lócrida y Megárida tras la conquista del Imperio bizantino por los francos durante la Cuarta Cruzada.
 Los almogávares fueron unas tropas de choque de la Corona de Aragón formadas por infantería ligera, activos en el Mediterráneo entre los siglos XIII y XIV. La Compañía Catalana de Oriente, también denominada Magna Societas Catalanorum, Societas Catallanorum y Gran Compañía Almogávar o de Almogávares, fue una compañía de mercenarios creada por Roger de Flor a comienzos del Siglo XIV y contratada por el emperador bizantino Andrónico II Paleólogo para combatir el creciente poder del Imperio otomano en Anatolia. Estuvo formada, en parte, por almogávares aragoneses y catalanes, veteranos de la Guerra de Sicilia, los cuales habían quedado desocupados tras la firma en 1302 de la Paz de Caltabellotta entre la Corona de Aragón y la dinastía francesa de los Anjou.
Posteriormente la Compañía sufriría un periodo de confrontaciones internas provocado por las disputas e intereses de las potencias extranjeras, deseosas de controlarla. Así, Federico III de Sicilia asignó al infante Fernando de Mallorca a Galípoli como capitán de la misma, pero esta decisión fue contestada por uno de los líderes de la Compañía, Bernardo de Rocafort, mientras que otros (Berenguer de Entenza y Fernán Jiménez de Arenós) aceptaron el nombramiento del infante. La lucha concluyó con la marcha de Ferran y del infante, quedando Bernardo de Rocafort como líder de la Compañía. El administrador Ramón Muntaner también abandonaría la Compañía, escribiendo más tarde una crónica sobre la misma.  En un corto espacio de tiempo la Compañía asumió no sólo el control del Ducado de Atenas, sino que extendió sus dominios a la ciudad de Tebas y a Tesalia, convirtiendo esta última en el Ducado de Neopatria, donde se establecieron como señores feudales. Al tomar posesión de estos ducados en nombre de la Corona de Aragón y negarse a devolverlos a su legítimo heredero, el Papa instó a la Compañía a devolver el territorio, siendo excomulgados al negarse éstos en 1318.

Ambos ducados permanecieron en manos de la Gran Compañía como vasallos de la Corona de Aragón hasta 1388-1390, cuando fueron derrotados por la Compañía Navarra comandada por Pedro de San Superano, Juan de Urtubia y las tropas florentinas de Nerio I Acciaioli de Corinto.




La placa, de mármol blanco del monte Pendeli, como el resto de la Acrópolis ( que se sigue sirviendo de la misma cantera original), está colocada en el sitio estratégico que decidieron los arqueólogos griegos: en la Puerta Beulé, a los pies de los Propíleos. Y está con las palabras originales en catalán y luego en español, inglés y griego.
El título de Duque de Atenas corresponde en la actualidad al Rey de España, por lo que hoy en día recae en la figura de Juan Carlos I de Borbón.
Más información sobre la ceremonia de hoy en el periódico griego Kathimerini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada