}

martes, 13 de septiembre de 2011

Nuevo curso : El liceo de Aristóteles

Me confieso agotada antes de empezar el curso. Siempre me han costado las despedidas y echaré de menos a los alumnos del curso pasado. Todavía espero que Dominus Torres me envíe su entrada sobre la música griega. Aprovecho para recordárselo desde aquí.
Oficialmente el curso empezará en la Comunidad de Madrid el día 14. En Fuenlabrada será el día 15 por fiesta local. Muy a mi pesar se presenta un principio de curso "movidito". Aunque debería sentirme afortunada por tener un trabajo fijo y dar asignaturas para las que estoy preparada, me falta alegría. Haré lo posible para que este sentir no afecte a mis clases directas con los alumnos, pero no se me da bien soportar las injusticias.
Este año ( y probablemente los próximos diez, si la lotería primitiva no lo remedia) impartiré docencia y compartiré experiencias con mis alumnos en el I.E.S. Jimena Menéndez Pidal de Fuenlabrada.
 Intentando dejar un poco al margen todo esto, os hablaré del liceo de Aristóteles. Todos los que en algún momento han buscado información sobre Aristóteles y sus enseñanzas, recordarán que cuando el rey Filipo de Macedonia murió, su hijo Alejandro lo sucedió en el trono. La tarea de Aristóteles como educador del joven heredero había concluido y El Estagirita decidió retornar a la ciudad de Atenas. Platón había fallecido y Aristóteles, en vez de reincorporarse a la Academia, decidió fundar su propia escuela, contando para ello con el apoyo de su amigo Antipater, que regía a Grecia en nombre de Alejandro. Corría el año 336 a.C. Por su ubicación, muy cercana al templo de Apolo Liceio, recibió el nombre de “Liceo” (nombre que en muchos idiomas aún se utiliza para denominar los centros de enseñanza secundaria). Y como sus miembros acostumbraban a desarrollar las clases en un paseo cubierto llamado “Perípatos”, recibieron el apodo de “Peripatéticos” o “Paseantes”. En aquel momento el sitio se situaba a las afueras de la ciudad.
Hoy está en el centro de la ciudad

 En 1996 se encontraron los restos del tan emblemático lugar, más de 100.000 metros cuadrados en la parte trasera del actual Museo Bizantino de Atenas. Han tardado 15 años de trabajo en sacar a la luz los hallazgos. Se ha hecho un pequeño edificio para recoger los hallazgos : la palestra y textos de Aristóteles. Continuando el sendero se llega a una "plaza" o teatro con capacidad para 150 personas.
Así se veían las excavaciones en noviembre del 2009:


Más datos sobre el hallazgo en la noticia del periódico "To vima" del día 11 de septiembre, en griego, claro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada